Domingo de Pascua

Las postales que nos acompañan hoy, domingo de Pascua, nos traen todo un repertorio de corderos, huevos de colores, conejos y flores.

La tradición de los huevos de Pascua parece estar ligada al ayuno que se observaba durante los 40 días que dura la Cuaresma y que preceden a la Pascua. Fuese Semana Santa o no, las gallinas seguirían poniendo, y sería una pena que se estropeasen los huevos, así que una buena opción para conservarlos, era cocerlos para consumirlos una vez llegado el domingo de Pascua y con él el final del ayuno.

Para distinguir los huevos frescos de los cocidos, se optó por empezar a pintar los que habían sido cocidos y así sería como nació esta tradición. No sé si esta explicación os convence del todo ni si es la más acertada, pero como dice la expresión italiana: “se non è vero, è ben trovato”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *